Para hacer frente a la crisis del café, se optó por entrar al ámbito de la economía social y solidaria. Se constituyen los “Grupos de Mujeres en Ahorro Solidario” en 14 de los municipios de la región. Con estos grupos se busca que las mujeres participantes y sus familias mejoren su calidad de vida, por medio de la consolidación de su ahorro y fortalecimiento de sus grupos autogestivos. De igual manera se fomenta la cultura del ahorro, se promueve la autogestión del grupo, la solidaridad, el liderazgo, el desarrollo de conocimientos, las habilidades para la vida y el respeto a sus Derechos Humanos.